viernes, 20 de julio de 2018

El Parque Nacional de selva húmeda tropical más grande del mundo está en Colombia

Además, la “Gran Maloca del Jaguar” acaba de ser declarada como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Parque Nacional Natural Serranía de Chiribiquete
© César David Martínez


Guaviare, Amazonas, Colombia – El Parque Nacional Natural Serranía de Chiribiquete, ubicado en el corazón de la Amazonía, fue ampliado a casi 4.3 millones de hectáreas, convirtiéndose en el parque nacional para la protección de selva húmeda tropical más grande del mundo. En una victoria doble, también fue declarado como Patrimonio natural y cultural de la Humanidad por la Unesco debido a su enorme valor ambiental, cultural y social.
m

El anuncio marca la culminación de décadas de esfuerzos por parte de diferentes organizaciones y autoridades ambientales, y en el caso de la expansión, es el resultado de una alianza para la conservación de nuevas áreas protegidas en Colombia, de la cual hace parte WWF.


“Este es un hito muy importante para la Amazonía y para la conservación de los bosques a nivel mundial. Es también un momento decisivo para la protección de ecosistemas estratégicos en Colombia”, explica Mary Lou Higgins, Directora de WWF-Colombia. “Chiribiquete es muy especial por su valor biológico, cultural, hidrológico y arqueológico – tiene arte rupestre y registros visuales de una magnitud extraordinaria. Es también de vital importancia para los grupos indígenas que viven en aislamiento voluntario. La ampliación y el reconocimiento de este lugar como Patrimonio de la Humanidad es un paso importante para asegurar su mantenimiento para las generaciones futuras”.

Chiribiquete fue declarado como Patrimonio natural y cultural de la Humanidad por la Unesco como un reconocimiento a su “destacado valor universal” para la naturaleza y la gente. El parque alberga miles de especies, decenas de ellas endémicas y varias amenazadas, incluyendo el tapir amazónico, la nutria gigante, el hormiguero gigante, el mono lanudo y el jaguar. Además, contiene el complejo pictográfico más antiguo, amplio, denso e impresionante de América, con murales monumentales que incluyen más de 70.000 pictogramas, algunos de estos con más de 20.000 años de antigüedad.
 
Se espera que la designación ayude a proteger este sitio de convergencia biológica que conecta los ecosistemas del norte de los Andes, el Escudo de Guyana, la Orinoquía y la Amazonía.

Protegiendo la biodiversidad de Colombia

La deforestación, el cambio climático, la expansión de la frontera agrícola, la extracción ilegal de madera, los cultivos ilícitos, y los asentamientos no planificados continúan amenazando los bosques de Colombia: 66% de la deforestación en el país ocurre en la región amazónica.

“La Amazonía es una de 11 regiones en el mundo con un alto riesgo de deforestación. WWF estima que para el 2030 más de un cuarto de la Amazonía se habrá perdido si la tendencia de deforestación actual continúa”, explica Alistair Monument, Lider de Práctica de Bosques de WWF Global. “Los esfuerzos del gobierno nacional para fortalecer las acciones de conservación ofrecen una oportunidad crítica para consolidar un mosaico de áreas de conservación vitales para el desarrollo sostenible y el mantenimiento de la Amazonía, no solo en Colombia sino en todo el bioma”.

Ya que incluye áreas en los municipios con algunas de las tasas de deforestación más altas del país, se espera que la expansión de Chiribiquete funcione como una barrera contra la deforestación en la Amazonía. También se espera que ayude a proteger el territorio de los incendios y los cultivos ilícitos.

“Una fuerte presencia de las autoridades locales y nacionales en los frentes de deforestación críticos, particularmente en la Amazonía colombiana, es especialmente importante para fortalecer la gobernanza territorial y prevenir la deforestación futura en las zonas de amortiguamiento de los parques nacionales como Chiribiquete”, explica Higgins.

El futuro de

La Serranía de Chiribiquete fue declarada parque nacional natural en septiembre de 1989, con un área de casi 1.3 millones de hectáreas. En 2013, el parque fue ampliado a casi 2.8 millones de hectáreas. La última ampliación de 1.5 millones de hectáreas ayudará a proteger los ecosistemas transitorios con poca representación en el sistema nacional de áreas protegidas.

El manejo del área en los próximos años será apoyado por Herencia Colombia, una iniciativa liderada por Parques Nacionales Naturales de Colombia, con apoyo de WWF, la Fundación Gordon and Betty Moore, el Fondo para la Biodiversidad y las Áreas Protegidas, Wildlife Conservaion Society (WCS), Conservación Internacional y del gobierno alemán (BMZ). A través de esta iniciativa se creará un fondo para mejorar el sistema de áreas protegidas de Colombia y garantizar la gobernanza y el manejo apropiado de las áreas que forman parte del sistema. Herencia Colombia también es parte de una iniciativa liderada por WWF, WCS y Birdlife International para proteger y reponer un trillón de árboles alrededor del mundo.

“Me gusta pensar en Herencia Colombia como ‘parques para la paz y paz para los parques’”, explica Higgins. “No sólo le traerá paz al país el mejor manejo y la gobernanza de los parques, sino que la paz en el país también ayuda a garantizar que nuestros parques se mantengan saludables durante las generaciones que están por venir”.

Varios estudios muestran que por cada $1 invertido en el manejo efectivo de los recursos naturales obtenemos $100 en “servicios” para la gente.

Herencia Colombia es parte de la iniciativa Earth for Life de WWF y sus aliados que impulsa un mecanismo financiero innovador para ayudar a crear áreas protegidas permanentes alrededor del mundo. Actualmente existen programas de Earth for Life en Brasil, Colombia y Bután.

--fin--

miércoles, 18 de julio de 2018

La Barrera Arrecifal de Belice es removida de lista de sitios en peligro

Belice
© WWF / Anthony B. RATH

  • El arrecife, un sitio de Patrimonio Mundial de la Humanidad de la UNESCO, había permanecido bajo severas amenazas por actividad industrial, incluyendo exploración petrolera. Su remoción es la continuación de una serie de recientes hitos históricos con varias medidas de conservación promulgadas por el gobierno de Belice. Esta increíble transformación es el resultado de la acción colaborativa entre el gobierno, la UNESCO y la sociedad civil.
MANAMA, Baréin (26 de junio de 2018) – La población beliceña y los ambientalistas alrededor del mundo están celebrando la remoción de la Barrera Arrecifal de Belice -uno de los ecosistemas más diversos del mundo- de la Lista de Sitios de Patrimonio Mundial en Peligro de UNESCO.  La decisión fue tomada hoy en una reunión del Comité de Patrimonio Mundial sostenida en Baréin.
 
El sitio de Patrimonio Mundial del Sistema de la Reserva de Barrera Arrecifal de Belice había estado inscrito en la lista En Peligro durante casi una década debido a la amenaza de daño irreversible causado por construcciones costeras perjudiciales para el ambiente y exploración petrolera, así como por la ausencia de un marco regulatorio sólido. En una fecha tan reciente como octubre de 2016, se permitieron pruebas sísmicas para exploración petrolera a tan solo 10 kilómetros de este sitio, lo cual desencadenó protestas de la población beliceña, acompañadas por una coalición de la sociedad civil, incluyendo a WWF, la Asociación de la Industria Turística de Belice, Audubón Society de Belice y el Instituto por la Legislación y Política Ambiental.  Los esfuerzos fueron apoyados por una campaña internacional liderada por WWF.
 
Durante los últimos dieciocho meses, el gobierno de Belice ha puesto en marcha las protecciones necesarias para asegurar la integridad del sitio de Patrimonio Mundial del Sistema de la Reserva de Barrera Arrecifal de Belice contra las mencionadas amenazas. Una moratoria histórica que prohíbe la exploración petrolera en aguas beliceñas fue adoptada en diciembre de 2017, convirtiendo a Belice en uno de solo tres países en el mundo que cuentan con tal legislación2. En junio de 2018, el gobierno de Belice promulgó importantes regulaciones para proteger los manglares del país y se comprometió a legislar la actual moratoria voluntaria de venta de tierras públicas dentro de este sitio de Patrimonio Mundial.
 
Marco Lambertini, Director General de WWF-Internacional, dijo:

“WWF acoge con beneplácito la remoción de la Barrera Arrecifal de Belice de la Lista de Patrimonio Mundial en Peligro de UNESCO.  En una época en que vemos numerosas amenazas a los sitios de Patrimonio Mundial, el gobierno de Belice ha tomado acción real para proteger uno de los lugares más especiales del mundo”
 
“Hemos visto una increíble transformación de cuando el arrecife estaba siendo amenazado por pruebas sísmicas para exploración petrolera ocurrida hace tan solo dieciocho meses.  Los beliceños se levantaron para proteger su arrecife, con cientos de miles de otras personas que en el mundo acompañaron la campaña para salvar nuestro patrimonio compartido.  Al tomar la pronta acción colaborativa, Belice ha demostrado que es posible revertir la pérdida de naturaleza y crear un futuro sostenible.”
 
Siendo una parte medular del Sistema Arrecifal Mesoamericano, la segunda barrera arrecifal más larga del mundo, la Barrera de Arrecife de Belice ha sido reconocida como un sitio de Patrimonio Mundial desde 1996.  Hogar de cientos de especies, el arrecife es también un recurso económico importante para Belice con aproximadamente 190,000 personas que subsisten de ingresos generados por actividades relacionadas con el turismo y las pesquerías.
 
Nadia Bood, Científica Marina de WWF Mesoamérica indicó:
 
“Hoy es un día de orgullo para Belice.  Nuestro arrecife es el soporte tanto una increíble diversidad de vida silvestre como los medios de vida de más de la mitad de nuestra población.  Al promulgar las protecciones necesarias para el arrecife, incluyendo una moratoria histórica emitida el año pasado, el gobierno de Belice ha reconocido la necesidad de proteger la de la cual su pueblo depende.” 
 
La decisión formal tomada por el Comité de Patrimonio Mundial para remover la Barrera Arrecifal de Belice de la lista En Peligro anuncia la transición de Belice para convertirse en un líder global de la conservación marina.  Sin embargo, así de importante es también el cómo Belice alcanzó esta remoción:  fue capaz de tomar la acción decisoria necesaria para proteger al arrecife consultando y trabajando con todos los actores clave, incluyendo a UICN, UNESCO y la sociedad civil.
 
Fanny Douvere, Coordinadora del Programa Marino del Centro de Patrimonio Mundial de UNESCO indicó:
 
“La remoción del Sitio de Patrimonio Mundial de Belice de la lista en peligro es el resultado de que Belice haya puesto en marcha las protecciones necesarias para la Barrera Arrecifal de Belice.  Trabajando en conjunto con organizaciones internacionales y la sociedad civil, logró identificar y tomar las acciones necesarias para asegurar la protección de este increíble sitio y contra las amenazas inmediatas y crear un modelo colaborativo que otros pueden seguir.”
 
WWF motiva a otros a seguir el convincente ejemplo de acción colaborativa establecido por Belice.
 
Lambertini comentó:
 
“El viaje de la remoción del sitio en Belice de la lista en peligro demuestra que cuando los gobiernos, las instituciones internacionales y la sociedad civil trabajan juntas, es posible evitar actividades dañinas que amenacen los lugares únicos de nuestro planeta en favor de alternativas sostenibles que asegurarán un futuro próspero para todos.”  
 
---fin---
 
Nota a los Editores:
  • Puede encontrar fotografías aquí.
  • Las entrevistas están disponibles bajo solicitud.
Para más información, por favor contacte a:
Scott Edwards | WWF | sedwards@wwfint.org | +44 7887 954116
  • La Coalición Salvando Nuestro Patrimonio Natural de Belice es un grupo de organizaciones dedicadas a la protección y sostenibilidad del patrimonio natural de Belice.  Los miembros líderes incluyen a: Belize Audubon Society, WWF, Oceana, el Instituto de Belice por la Legislación y Política Ambiental y la Asociación de la Industria Turística de Belice.
  • 2Francia, Costa Rica y Belice
  • Durante 30 años WWF ha estado trabajando por conservar la biodiversidad de Belice, abordando sus mayores amenazs mientras se mejora la calidad de vida de las comunidades vulnerables, como parte de su alcance integral en el Sistema Arrecifal Mesoamericano.
  • Al igual que la Barrera Arrecifal de Belice, casi la mitad de los sitios de Patrimonio Mundial alrededor del mundo están amenazados por presiones industriales, poniendo en riesgo el bienestar de las comunidades que dependen de ellos y amenazando su viabilidad de largo plazo.  La campaña de WWF Juntos Salvando Nuestro Patrimonio Compartido, está trabajando en fortalecer la implementación de la Convención de Patrimonio Mundial y fortalecer los lineamientos de la OECD para proteger estos sitios.  A la fecha, más de 450,000 personas han expresado su apoyo por la protección del sitio de Patrimonio Mundial de Belice a través de esta campaña. 
Acerca de  WWF
WWF es una de las más grandes y reconocidas organizaciones de conservación en el mundo y cuenta con el apoyo de más de 5 millones de personas y una red global activa en más de 100 países. La misión de WWF es detener la degradación del ambiente natural de la Tierra y construir un futuro en donde los humanos vivamos en armonía con la naturaleza, al conservar la diversidad biológica del mundo, asegurar que el uso de recursos naturales renovables sea sostenible, y promover la reducción de la contaminación y el consumo desmedido. Visita www.wwfca.org


Nuevas áreas protegidas em la Amazonia y la Caatinga brasileñas

The team watches the sun rising at Mariuá Archipelago
© WWF-Brazil / Zig Koch

Brasilia, Brasil, 05 Junio, 2018 - El Gobierno federal de Brasil aprovechó el Día Mundial del Medio Ambiente, celebrado el 5 de junio, para oficializar la creación de tres nuevas áreas protegidas brasileñas: la Reserva Extractiva Bajo Río Branco-Jauaperi, entre los estados de Roraima y Amazonas, y el Refugio de Vida Silvestre y Área de Protección Ambiental del Guacamayo de Spix, en el norte de Bahía. Los decretos de creación fueron firmados en este 5 de junio por el presidente de la República.
 
Mauricio Voivodic, director ejecutivo de WWF-Brasil, celebró la creación de las nuevas áreas protegidas, recordando el desafío de implementación y consolidación de las áreas. "La firma de los decretos es el paso inicial importante, a partir de ahora las áreas necesitan ser efectivamente implementadas. WWF-Brasil continuará dando apoyo al esfuerzo para la consolidación de las áreas protegidas, su uso sostenible y la protección de la biodiversidad" dijo.

Con 581 000 hectáreas, dicha reserva extractiva se encuentra en los municipios de Rorainópolis (Roraima) y Novo Airão (Amazonas), en la confluencia de los ríos Branco y Jauaperi. De acuerdo con el Ministerio de Medio Ambiente, el principal motivo para la creación de la reserva es proteger los stocks pesqueros, esenciales para las comunidades tradicionales amazónicas que habitan en aquella zona de la selva, pero que se enfrentan a la amenaza de la sobrepesca y la pesca comercial.

La reserva extractiva también ayudará a garantizar la conservación y el uso sostenible por parte de las comunidades de los recursos forestales, entre ellos huasaí, aguaje, pupuña, castaña de Brasil, y milpesillo. La reserva está al lado del Territorio Indígena Waimiri-Atroari.

Río Branco-Jauaperi

La creación de la reserva extractiva Río Branco-Jauaperi es una reivindicación antigua. La movilización se inició en 2001 a iniciativa de las poblaciones de comunidades como Santa Maria Velha, Vila da Cota, Remanso y Xixuaú. En los años siguientes, se realizaron diversos procedimientos y trabajos técnicos para apoyar la creación del área protegida de uso sostenible. El proceso llegó al Gobierno federal en 2006, pero solo ahora se ha creado el área protegida.
 
WWF Brasil, junto con otras instituciones ambientales, contribuyó a la recogida de información, realizando expediciones científicas y viajes de prensa. En aquella época también se llevaron a cabo audiencias públicas en la Cámara de los Diputados y en el Ministerio Público Federal y se enviaron una serie de cartas, oficios y peticiones de aclaraciones a los órganos federales en Brasilia.
 
El área de la reserva extractiva alberga una gran diversidad de plantas, peces y animales. Huasaí, andiroba, aguaje, castaña de Brasil y jobo son comunes, así como el la guaba y la balata. Los estudios indican la presencia de al menos 42 especies de mamíferos en esa región, diez de las cuales figuran en la lista oficial de mamíferos amenazados de extinción en Brasil. Los animales típicos de esos alrededores son el puma, el ocelote, el oso hormiguero, el manatí y quelonios como la taricaya, el chimpire y la tortuga de la Amazonia. Los peces más comunes son el jaraqui, el pacu, la vieja del agua, el tucunaré, el blanquillo y la piraña.
 
El guacamayo de Spix
 
La creación de un refugio de vida silvestre, con cerca de 29 000 hectáreas, y un área de protección ambiental, con unas 90 000 hectáreas, entre los municipios de Juazeiro y Curaçá, tiene el objetivo de proteger el área para un audaz proyecto de reintroducción en la naturaleza del guacamayo de Spix (denominada en portugués Ararinha Azul, o Cyanopsitta spixii), un ave exclusiva de esa región, que forma parte del bioma denominado Caatinga.
 
El último ejemplar vivo de la especie, un macho, desapareció de allí en el año 2000, y actualmente quedan solo 128 individuos, todos en cautiverio, la mayoría en centros de cría de Qatar y Alemania. La idea es reintroducir al guacamayo de Spix a su hábitat natural gracias a un esfuerzo técnico y científico internacional.

La creación de las dos áreas protegidas en la región es el primer paso del plan, que prevé también la construcción de un Centro de Reintroducción y Reproducción del Guacamayo de Spix en Curaçá, donde vivía el último ejemplar remanente. 

El centro se prevé que costará 1,5 millones de dólares y será construido con apoyo de instituciones asociadas, como Al Wabra Wildlife Preservation (AWWP), de Qatar; la Association for the Conservation of Threatened Parrots (ACTP), de Alemania; la Parrots International, de los Estados Unidos; el Jurong Bird Park, de Singapur; la Fazenda Cachoeira y el Instituto Chico Mendes de Conservación de la Biodiversidad (ICMBio) de Brasil.

También forma parte de la estrategia trabajar con las comunidades que viven en la región y promover actividades agropastoriles de forma sostenible, beneficiando a las especies nativas que sustentan la permanencia del guacamayo de Spix en aquel ambiente.
 
El guacamayo de Spix mantenía estrecha asociación con los bosques de galería dominadas por caraibeiras (Tabebuia aurea), pues usaba ese árbol para abrigo, nidificación y alimentación, en la cuenca del río Curaçá, afluente del São Francisco.