martes, 15 de noviembre de 2016

animación de la gravedad global de GRACE

Esta visualización de un modelo de gravedad se ha creado con los datos de recuperación de la gravedad de la NASA y Experimento Climático (GRACE) y muestra las variaciones del campo gravitatorio de la Tierra.
La gravedad está determinada por la masa. masa de la Tierra no se distribuye por igual, y también cambia con el tiempo.
Los colores de esta imagen representan las anomalías de gravedad medidos por la gracia. Uno puede definir la gravedad estándar como el valor de la gravedad para un perfectamente lisa "idealizada" de la Tierra, y la gravedad 'anomalía' es una medida de la gravedad real se desvía de esta norma. Red muestra las áreas donde la gravedad es más fuerte que el valor suave, estándar, y azul revela áreas donde la gravedad es más débil.
GRACE es un esfuerzo de colaboración entre el Centro de Investigación Espacial de la Universidad de Texas, Austin; Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, en Pasadena, Calif .; el Centro de Investigación Alemán de Geociencias, Potsdam y la Agencia Espacial Alemana.
Más información sobre la misión GRACE está en línea en http://www.csr.utexas.edu/grace/  y  http://grace.jpl.nasa.gov/ .
Originalmente publicada en julio de 2003.
Crédito
NASA / JPL / Universidad de Texas Centro de Investigación Espacial

En primer lugar GRACE Follow-On satélite finaliza la construcción

Un técnico inspecciona uno de los dos satélites para la Recuperación de Gravedad de la NASA y Experimento Climático Seguimiento en misión (GRACE-FO) en el Airbus de Defensa y las instalaciones de fabricación de espacio en Friedrichshafen, Alemania. La otra vía satélite GRACE-FO es visible en el fondo. Crédito: Airbus GmbH DS-2016 A.Ruttloff.

La construcción se ha completado en el primero de los dos satélites para la Recuperación de Gravedad de la NASA y Experimento Climático Seguimiento en misión (GRACE-FO), prevista para el lanzamiento en diciembre 2017 / enero de 2018 plazo.   
El satélite, construido por Airbus Defence y Space en su planta de fabricación en Friedrichshafen, Alemania, pasará los próximos meses en fase de pruebas en el centro de pruebas IABG en Ottobrunn, cerca de Munich. El segundo satélite GRACE-FO estará listo para la prueba en un futuro próximo.
GRACE-FO es un sucesor a la misión GRACE de la NASA, que se lanzó en 2002 y todavía está en funcionamiento. Los satélites GRACE-FO gemelas, que operan en tándem, continuarán legado de seguimiento de la redistribución de la masa de la Tierra y el seguimiento de los cambios en el almacenamiento subterráneo de agua, placas de hielo, glaciares, y el nivel del mar de Grace.Estas mediciones proporcionan una visión única del clima de la Tierra y tienen beneficios de largo alcance para la sociedad y la población mundial.
A medida que viajan juntos alrededor de la Tierra, los satélites GRACE toman constantemente mediciones muy exactas de la distancia entre ellos, que cambia a medida que la atracción gravitacional de la Tierra varía. Un sistema de posicionamiento global y un sistema de microondas que van miden la distancia entre los satélites dentro de un micrón. Las variaciones en la fuerza de gravedad son causados ​​por cambios locales en la masa de la Tierra. Masas de agua, hielo, aire y tierra sólida se pueden mover por los patrones del clima, el cambio de temporada, el cambio climático, e incluso los eventos tectónicos tales como grandes terremotos. A partir de los datos de GRACE, los científicos son capaces de cartografiar el campo gravitatorio de la Tierra mensual.
"Los datos de GRACE han revolucionado nuestra comprensión del ciclo del agua en la Tierra y cómo el agua y el hielo se distribuyen en el planeta," dijo Frank Webb, director del programa GRACE JPL-FO. "A partir de ella, podemos ver las tendencias claras en la pérdida de masa de hielo en el Ártico y la Antártida, y las tendencias claras en las sequías en América del Sur, Australia y Asia. Estos son los indicadores clave de cómo el planeta se está respondiendo a los cambios en nuestro clima ". Por ejemplo, la gracia ha sido fundamental en la documentación de la pérdida de agua subterránea en California y en todo el mundo.
Los satélites GRACE-FO pondrán a prueba un nuevo instrumento entre satélites llamado láser que van interferómetro, desarrollado por una colaboración conjunta alemán / americano, para su uso en futuras generaciones de satélites de investigación gravitacionales.
Los satélites GRACE-FO serán lanzados juntos en una órbita polar a una altitud de cerca de 300 millas (500 kilómetros) y a una distancia de alrededor de 140 millas (220 kilómetros) de distancia.
En el transcurso de la misión GRACE-FO de cinco años, los satélites proporcionarán una medición actualizada del campo gravitacional de la Tierra cada 30 días. Además, cada uno de los satélites suministrará hasta 200 perfiles de distribución de la temperatura y contenido de vapor de agua para la atmósfera y la ionosfera diaria.
GRACE-FO es una colaboración entre la NASA y el Centro de Investigación Alemán de Geociencias (GFZ). El Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California, dirige la misión para el Directorio de Misiones Científicas de la NASA, Washington.
Para obtener más información sobre GRACE-FO, visite:
Para más información sobre GRACE, visite:
NASA recopila datos desde el espacio, aire, tierra y mar para aumentar nuestra comprensión de nuestro planeta, mejorar la vida y salvaguardar nuestro futuro. La NASA desarrolla nuevas formas de observar y estudiar los sistemas naturales de la Tierra interconectados con los registros de datos a largo plazo. La agencia comparte libremente este conocimiento único y trabaja con instituciones de todo el mundo para obtener nuevos conocimientos sobre la forma en que nuestro planeta está cambiando.
Alan Buis 

Jet Propulsion Laboratory, Pasadena, California 
818-354-0474


Alan.Buis@jpl.nasa.gov

miércoles, 19 de octubre de 2016

El monje budista Matthieu Ricard sobre la profunda incongruencia con la que tratamos a los animales

Protegemos a ciertos animales, mientras matamos a millones de otros diariamente sólo porque no nos parecen y aun así sostenemos vivir de manera ética.

El monje budista Matthieu Ricard, llamado también el "hombre más feliz del mundo" luego de que se midieran sus ondas cerebrales al meditar, recientemente fue entrevistado por la revista Tricycle sobre la gran inconsistencia con la que tratamos a los animales hoy en día. 
Según Ricard, aunque hemos hecho mucho progreso en el tema de los derechos humanos, existe una enorme brecha de coherencia ética en lo que refiere a las otras ocho millones de especies que coexisten con nosotros en el mundo. Mientras que le damos, de manera correcta, infinito valor a la vida humana (sin que sea posible ponerle una cantidad) básicamente le damos cero valor intrínseco a otras especies salvo en los casos que tienen un interés comercial o instrumental para nosotros.
Ricard, quien ha estudiado con algunos de los más grandes maestros del budismo tibetano, mantiene que la forma en la que tratamos a los animales hoy en día hace que todos perdamos: los animales, el ambiente, y la gente más pobre. Y, además, no existen beneficios por comer animales. Para el budismo incluso existen daños kármicos por la incapacidad de comprender que los animales son seres sensibles que también contienen la misma naturaleza búdica que los seres humanos. De hecho, el budismo concibe una especie de evolución que no es necesariamente lineal, en la que animales pueden reencarnar luego como humanos y los mismos humanos podrían luego reencarnar en otros planos, entre ellos como animales, fantasmas o incluso dioses. 
Las razones por las cuales las personas siguen comiendo carne no convencen a Ricard. Pone un ejemplo interesante. En una conferencia le preguntó al público: "¿quién está a favor de la ética, la moralidad y la justicia?". Todos levantaron la mano. luego preguntó "¿quién cree que es ético, justo, y moral infringir sufrimiento innecesario a un ser sensible?". Nadie levantó la mano. Ricard argumenta que nadie realmente, salvo los esquimales, necesita comer carne para sobrevivir. Al parecer nos comportamos de una forma bastante contradictoria. 
Ricard cita un estudio en Australia en el que personas respondieron a por qué comen carne de la siguiente manera: 70% dijo que porque les gusta; la segunda razón fue que era su tradición; la tercera porque su familia les complica servegetarianos y la última fue porque no saben cómo cocinar. Estas razones son muy débiles si es que se quiere mantener una posición ética ante la vida. 
El otro tema que Ricard recalca es la diferencia con la que vemos ciertos animales. Por ejemplo, pensamos que está bien comer carne de puerco pero no de perro, aunque estudios demuestran, por ejemplo, que los puercos son tan inteligentes como los perros. Por otro lado, en China las personas se comen a los perros e incluso a veces los matan a golpes porque esto hace que su carne sea más suave. Esto es lo que se llama "especiesimo", discriminación según el nivel de identificación que tenemos con cierta especie animal.
Otro caso contradictorio que menciona Ricard. Hace poco en Francia causó revuelo el caso de un hombre que aventó a un pequeño gato llamado Oscar contra la pared y lo filmó. La gente lo encontró y, en un frenesí mediático, el hombre fue sentenciado a un año de cárcel. "Pero ese mismo día, 500 mil animales fueron asesinados en los mataderos y nadie dijo nada de ello".
Si los argumentos de Ricard no te convencen, tal vez lo hagan los de este reporte de la ONU, que sostiene que el ser humano deberá de implementar una dieta vegana para el 2050 si queremos preservar la biósfera
Fuente: ecoportal.net

viernes, 14 de octubre de 2016

Control suizo sobre la carrera mundial por las tierras fértiles - SWI swissinfo.ch


Control suizo sobre la carrera mundial por las tierras fértiles - SWI swissinfo.ch: Las tierras agrícolas en los países pobres son cada vez más codiciadas por inversionistas de todo el mundo.
Las tierras agrícolas en los países pobres son cada vez más codiciadas por inversionistas de todo el mundo. En lugar de fomentar el desarrollo y el empleo, la adquisición de grandes superficies cultivables a menudo pone en peligro la seguridad alimentaria de los pueblos indígenas. Una base de datos de la Universidad de Berna permite monitorear la gran carrera por las tierras fértiles.
Fuente: swissinfo.ch